YOU

Título: YOU

(Spanish not found)

Autora: Caroline Kepnes

Año de publicación: 2015

Género: thriller

SINOPSIS

Cuando Guinevere Beck entra en la librería donde Joe trabaja, este queda prendado de la misma. Así comienza una atracción que rápidamente cae en un torbellino de graves consecuencias. Un relato escalofriante sobre la obsesión, implacable y aterrador. YOU de Caroline Kepnes es el thriller más perversamente inteligente y peligrosamente retorcido que has leído hasta ahora.

MI RESEÑA

Antes de entrar en materia, dediquemos un momento a apreciar lo acertado, simple y aterrador del título.

you.gif

Porque es un título sincero, el libro no es más que eso “tú esto, tú aquello, tu noséqué, tú tal, tu cual, tú lo otro, tú por aquí, tú por allá, tú, tu, tú, tu, tú, tu…“.

Está contado en primera persona por Joe, el protagonista acosador. Lo que lees es cómo le habla o, mejor dicho, cómo se imagina que le habla a Beck, la víctima.

¿Cómo un libro escrito así, construido entero en base a los pensamientos y fantasías de un hombre de mentalidad cuestionable (por decirlo finamente) no es un gran tostón? Porque Caroline Kepnes es la puta ama un genio.

La primera nota que apunté al comenzar a leer YOU fue “creepy as fuck“. He necesitado acudir a mi filóloga de confianza para pedirle que por favor me dijese cómo traducir “creepy as fuck“. Mi filóloga de confianza (todos deberíais tener una, os animo a conseguirla) me confirma que no existe una traducción de “creepy as fuck” que acierte del todo con el término y me sugiere “raro o asqueroso de cojones”.

Total, que este libro es creepy as fuck y cómo hablar de él sin hacer spoilers es la cuestión a la que me enfrento a continuación, porque tengo mucho que decir de este libro. (Pero no temáis, que antes me quedo sin compartir mi opinión que desvelar algo importante.)

PERSONAJES, HISTORIA Y TODO LO DEMÁS

A pesar de que, como ya he dicho, el libro íntegro está contado en primera persona, cuál carta sin remite y, ya puestos, sin aparente pies ni cabeza, el número de personajes no se limita a ellos dos (acosador más acosada) y, aunque todo está contado bajo el filtro de una mente enferma, la imagen que se va creando del entorno y de las personas queda muy nítida, a pesar de la terrible subjetividad del narrador.

Al principio, además de malrrollero, la lectura llega a ser bastante desagradable. Te puedes sentir como un voyeur por accidente. Sabes que lo que estás leyendo es ficción, pero el retrato de los pensamientos y de los actos del acosador son tan vívidos que te hace sentir parte de sus acciones.

El perfil de Joe no tiene nada de fortuito, Caroline sabe de qué está hablando y podemos ver de primera mano lo que creo que la mayoría hemos oído alguna que otra vez sobre cómo funciona la mente de este tipo de personas, que se convencen a sí mismos de que la víctima está en realidad deseando sus acciones, (“su boca decía no, pero sus ojos decían sí”, “si se pone tan cerca de la ventana es porque quiere que la vea”…) lo cual, estando lo bien contado que está, es espeluznante.

Joe solo necesita unos minutos con Beck para decidir que es la mujer de su vida, aunque en realidad no conoce de ella nada más que su nombre y los libros que esta ha comprado el día que la ve por primera vez. Pero Joe se caracteriza por estar convencido de que lo sabe todo siempre y, siempre, siempre sabe más que los demás. Así que tras ese breve encuentro con el que comienza el libro, Joe comienza a actuar como el acosador que es y llega a convencerse de que ella también está pensando en él, a pesar de que la vigilancia a la que la somete dice lo contrario.

Lo lógico (y espero que normal) es no tener empatía alguna con él. Incluso él, el propio Joe, con todas las excusas que se pone para hacer todo lo que hace (y hace muchas cosas) es consciente de que sus actos están mal vistos por la sociedad. Sabe que la gente le juzgaría sin dudar si supieran a qué dedica su tiempo. Aún así, claro, Joe, con su obsesa confusión entre el romanticismo y el acoso, considera a la gente hipócrita y esta opinión la ve como un error del resto.

Las fechorías de este nada agradable narrador van subiendo de tono según avanza el libro, con una historia que no para en ningún momento y que casi no deja tiempo ni de respirar, entre la acción y la angustia.

Lo único negativo que puedo decir sobre el transcurso de los acontecimientos es que a veces Joe parece tener el “complejo/síndrome de Harry Potter” (término al que no me adjunto, no me juzguéis,) por eso de que todo parece salirle bien a la primera pero, con eso y todo, no deja de ser verosímil, pues esto se mueve gracias a que a menudo la gente solo ve lo que quiere ver y la verdad es que si eres un psicópata malnacido, ya le llevas ventaja a la mayoría. Aunque él es demasiado consciente de esta ventaja y se cree tan listo y tan por encima de todo, que es incapaz de soportar la idea de que nadie pueda entenderle o averiguar sus intenciones. ¿Cómo le van a entender con lo supersuperior que es? Y Joe no solo se convence de que lo que hace no está mal, sino que de verdad piensa que con sus acciones le está haciendo un favor a alguien.

Y, con eso y todo, lo aborrecible del protagonista consigue dejar espacio a cierta diversión lectora con detalles como su odio acérrimo a Dan Brown. (No sé si a Dan Brown le ha podido hacer gracia esta historia con la cantidad de veces que lo ponen a caldo, pero menos mal que la autora pide perdón al final del libro porque, madre mía, pobre Dan.) Y junto a Dan Brown, Joe odia a mucha otra gente, incluyendo a la mayoría de personajes que aparecen en el libro. Lo bonito es que, al leerlo, odiar a Joe no impide odiar a los demás a través de sus ojos.

Joe es el malo, de eso no cabe ninguna duda. Creo que hasta una persona de sus características podría estar de acuerdo con eso al leer YOU. Sin embargo pasa algo curioso y es que, pasada la primera mitad del libro, cuando ya se ha perdido el factor sorpresa y el mal rollo ha dejado de ser novedad, me encontré deseando que a Joe le salieran las cosas bien. Obviamente no dejé de saber que lo que hace está mal pero, con eso y todo, terminé estando de su parte.

Tampoco es tan raro estar de parte del malo. Casi todos los malos tienen seguidores a su favor, desde Úrsula en la Sirenita, hasta Darth Vader. Yo, sin ir más lejos, tengo todo mi apoyo para con Cercei Lannister.

cercei fucks

Pero es más fácil apoyar a un villano cuando este vive en un universo en el que existen los dragones y el fuego Valyrio. Nuestro malo es malo de verdad, malo aquí en este mundo, con sus comentarios sobre Taylor Swift y su amor-odio con Stephen King. Y, aunque objetivamente nada me gustaría más que el que ese perfil de persona (o más bien monstruo) fuera pura ficción, la verdad (y siento repetirme) es que Caroline Kepnes es un genio. Aún haciéndome saltar del susto cada vez que leía las perlas venenosas del protagonita (“I own you“, eres mía, me perteneces, dice al pensar en Beck,) consigue que termines sumergido hasta las cejas en el cerebro de Joe, hasta el punto de dejar de cuestionarte lo que hace y consiguiendo que te limites a dejarte llevar.

No puedo evitar que esto me parezca bonito en cierto sentido. Hace ver que por muy mala y horrible que sea una persona, eso no exime al resto de poder ser también despreciables, ni al monstruo en cuestión de tener sus propósitos que, aún dentro de la ilegalidad, del horror y de la monstruosidad, no dejan de ser humanos.

La forma que tiene Caroline de avanzar y de ir ahondando progresivamente en la historia, está tan bien escalada y planificada que terminas aceptando con normalidad cosas que, de haberte contado nada más empezar, habrían sido tan exageradas que te sacarían de la lectura. Sin embargo, deja que llegue la información en su punto justo, cuando ya estás en disposición de comprender, cuando todo tiene sentido y te parece lógico lo que está contando, por muy atroz que esto sea. Porque su forma de narrarlo hace que el viaje al interior de esta aberración social sea como un paseo en tobogán que ni puedes, ni quieres parar.

Y, además de todo, el final fue una incógnita para mí hasta que llegué a él.

Es sin duda el mejor libro que he leído en lo que va de año y estoy deseando leer la segunda parte, que ya está a la venta.

SENSACIÓN GENERAL: SUBLIME

puntuación you-01

Si quieres saber más sobre mi sistema de puntuación puedes leerlo aquí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s